En situaciones de emergencia, los niños necesitan la protección y el apoyo de colaboradores humanitarios bien formados. Para ayudar a que esto sea posible, la Fundación IKEA apoya el trabajo de Save the Children para dotar a los profesionales humanitarios de las herramientas indispensables para proteger a los niños cuando más lo necesitan.

Llevamos apoyando esta importante labor desde el año 2015 y, ahora, nos complace anunciar una nueva subvención de 8 millones de euros destinada a ayudar a que estas herramientas lleguen a miles de trabajadores humanitarios más.

La nueva donación permitirá formar a más de 20 000 trabajadores humanitarios de todo el mundo y les proporcionará los conocimientos profesionales necesarios para proteger, apoyar y educar a los niños durante los desastres.

Desde el año 2015, con nuestro apoyo, Save the Children ha formado a más de 300 trabajadores humanitarios en más de 40 países. Durante las sesiones formativas, los participantes estudian situaciones reales y aprenden de compañeros con experiencia. El programa les ayuda a responder más rápido y mejor cuando ocurre un desastre.

La diferencia que marca la formación

El hecho de contar con un personal humanitario profesional y cualificado permitirá que los países se preparen para el creciente número de crisis y que puedan responder a ellas. Al colaborar con los trabajadores humanitarios desde el principio hasta que se convierten en expertos, podemos mejorar la calidad de su respuesta y, en última instancia, ayudar a más niños y familias en situaciones de emergencia.

Joan Marie Del Mundo, de Save the Children en Filipinas, fue una de las personas que respondieron cuando tuvo lugar la batalla de Marawi, la cual obligó a 300 000 personas a huir de sus hogares en mayo de 2017.

“Los niños necesitan la protección y el apoyo de profesionales, ya sea porque se haya producido un terremoto, un tifón o un enfrentamiento armado”, dijo. “Este tipo de situaciones pueden ser sobrecogedoras. El hecho de estar formado marca la diferencia”.

Además de formar a su propio personal y al de las organizaciones colaboradoras, la subvención ayudará a Save the Children a difundir conocimientos, investigaciones y buenas prácticas entre otros miles de trabajadores humanitarios.

Joan dijo: “Podemos difundir los conocimientos entre los trabajadores humanitarios locales de aquí, de Filipinas, que actúan para salvar vidas y proteger a los niños cuando más lo necesitan”.

Annemieke Tsike-Sossah de Jong, jefa de nuestra cartera humanitaria, dijo: “Los derechos y la seguridad de los niños se ven gravemente amenazados durante las situaciones de emergencia. Al apoyar el programa de formación de Save the Children, estamos ayudando a fortalecer el sistema de ayuda humanitaria para que los niños tengan una oportunidad mejor de sobrevivir a los desastres y prosperar en su futuro”.

Leer más sobre la forma en la que ayudamos a los niños en situaciones de emergencia