Cuando las vidas de los niños se ven terriblemente afectadas por las catástrofes y los conflictos, nuestros colaboradores necesitan un acceso rápido a dinero en efectivo para proporcionar una ayuda vital. Por este motivo, la Fundación IKEA colabora con Save the Children con subvenciones en casos de emergencia, para que la organización pueda enviar a sus trabajadores a las comunidades gravemente afectadas en 24 horas.

Esta colaboración continua, que empezó en 2013, ha ayudado a más de 300 000 niños y adultos en más de 30 situaciones de emergencia en todo el mundo. Esto incluye los terremotos que azotaron Indonesia en diciembre de 2016 y los enfrentamientos que han tenido lugar en Irak, Uganda, Sudán del Sur, Yemen y Filipinas.

Las subvenciones ayudan a Save the Children a proteger a los niños cuando son más vulnerables. En muchos casos, esto significa que los niños pueden seguir yendo a la escuela (siempre que sea seguro) y que reciben ayuda para continuar con sus estudios.

Nuestras donaciones ayudan a establecer aulas temporales y a proporcionar materiales didácticos y otros productos esenciales, como alimentos y artículos de higiene. Además, proporcionan asistencia psicológica para ayudar a los niños a superar experiencias traumáticas.

Cuando se produjeron los enfrentamientos en Marawi, Filipinas, en mayo de 2017, miles de niños y sus familias se vieron obligados a abandonar sus hogares. En aquel momento, realizamos una donación de 100 000 euros a Save the Children para establecer diez aulas temporales y proporcionar kits de regreso a la escuela y de higiene.

“Tener el dinero disponible de esta forma fue muy importante”, afirmó Jerome Balinton, director de respuesta humanitaria de Save the Children, Filipinas. “Nos permitió empezar a trabajar inmediatamente y ampliar los recursos cuando nos dimos cuenta de la magnitud de la destrucción y las necesidades”.

Shambhavi Sharma, responsable del programa humanitario de la Fundación IKEA, declaró: “Todos los niños tienen derecho a un lugar seguro al que llamar ‘hogar’ y a recibir una educación de calidad. Esos derechos se ven amenazados cuando se producen catástrofes y conflictos; por eso, contribuimos con casi 3,5 millones de euros para ayudar a Save the Children a actuar de forma rápida y eficaz”.

Más información sobre nuestro apoyo a Save the Children en situaciones de emergencia:

Indonesia

Irak y Filipinas

Uganda y Sudán del Sur

Yemen